Lo esencial parte 1

Antes de empezar, quiero agradeceros a todos los que os habéis apuntado a realizar y participar en este curso de dibujo.

Intentaré hacerlo lo más claro, ameno y divertido posible, pero me gustaría que fuera participativo, ésta es vuestra labor a parte de practicar. Con ella, con vuestra participación, se hará más fácil la comprensión de mis explicaciones y eliminará todas las dudas.

Como os decía en la primera página, hay mucha gente que me ha comentado a lo largo de mi vida, que ellos se veían incapaces de «dibujar una O con un canuto», siempre he pensado que no era así.

Cierto es, que no todo el mundo es capaz de dibujar, pero yo he podido comprobar, dando clases a personas que antes no podían  dibujar absolutamente nada, que acababan haciendo dibujos muy aceptables. Espero que vosotros vayáis mejorando cada día vuestra habilidad con el dibujo, pero es muy importante que hagáis los ejercicios recomendados y que practiquéis todo lo que en este curso os vaya contando.

Vamos a empezar hablando de la visión de artista, y a practicarla un poco. Ésta consta de tres partes:

  1. La búsqueda
  2. La observación
  3. La capacidad de imaginar la obra acabada

Estos tres trabajos debemos ejercitarlos antes de empezar a dibujar, para ir acostumbrarnos  a desarrollar la capacidad de detectar rincones, objetos, personas o simplemente paisajes. Es muy sencillo, dedicad un tiempo, pasead por la ciudad o por el campo e id mirando. Paraos en algún lugar donde haya mucho que ver. Una calle transitada, un paisaje, un jardín, etc. si buscáis con la mirada, iréis encontrando cientos de rincones, de imágenes que podrían convertirse en un dibujo atractivo o en un cuadro (una puerta, una maceta, una persona sentada en un banco, una fachada, etc). Para ello debéis centraros, exclusivamente, en este rincón que observáis, deconectándoos del resto del entorno.

Es aconsejable acompañarse de una cámara fotográfica para así ir captando estos entornos, si donde os paráis, encontráis 5  rincones que os parecen que podrían transcribirse al papel o a la tela, sacad una fotografía de cada rincón que os parece interesante, desde distintos ángulos. Un consejo, acercaos lo suficiente para que el motivo seleccionado, sea el que queréis captar. (Id almacenando todas estas imágenes en un fichero ya que más adelante las podéis aprovechar para realizar algún trabajo).

Antes de sacar una fotografía observad la luz, quizá quedaría mucho más atractivo este rincón, sacando la foto por la tarde en lugar de por la mañana.

Una vez habéis aprendido a localizar motivos, vamos a dejar por ahora las fotografías que hemos conseguido y empezaremos a observar algún objeto simple. Por ejemplo esta manzana.

No nos fijemos de momento en los colores de la manzana, ni el del fondo de la foto. Vamos a observar su forma, su perímetro, su línea exterior.

Parece redonda, pero no lo es, su perímetro es curvo salvo el rabillo.

¿Podéis decir si es más ancha que alta o al revés? si no lo diferenciáis, vamos a hacer un ejercicio sencillo e interesante, alejaos un poco de ella, como a unos 80 o 90 centímetros más o menos, coged un lápiz o un pincel, estirad el brazo, el lápiz tiene que estar paralelo a la imagen, situad la punta del lápiz en la parte más alta de la curva y con un ojo cerrado marcad con el pulgar la medida que hace en altura, seguidamente, sin quitar el pulgar de esta medida, que nos indica lo que hace en vertical, la comparamos con lo que hace horizontalmente, siempre hay que tomar las medidas en los puntos que más salen. Ahora ya tenéis la seguridad de es es más ancha que alta. Pero también tenemos la proporción entre la altura y la anchura.

Este sistema de medición os ayudará mucho en un futuro para dibujar del natural, también os servirá para ver los ángulos que toman unos objetos frente a otros dentro de la misma composición. Igualmente, os ayudará a ver la dirección que han de tomar algunas líneas en vuestro trabajo. Cuando tengáis experiencia dejaréis de utilizar este sistema pues con vuestra mirada podréis conseguir la misma información. Pero de momento… a practicar.

Vamos a dibujar ahora, a mano alzada, un rectángulo con las proporciones que hemos averiguado. De tal forma que si pusiéramos en este rectángulo la manzana, ésta tocaría en cuatro puntos, uno en cada pared del rectángulo.

Ahora, vamos a hacer nuestra primera prueba de dibujo, basándonos en esta imagen. Si clicais encima se ampliará y podréis trabajar mejor.

Hay que dibujar sólo el perfil, la forma. No hace falta darle color ni sombras, nada, solo el perfil, con su rabito incluido. Fijaos bien siempre en la proporción que hay con el rectángulo, pues es la guía que os permite ir dando la forma correcta a la manzana. Pensad también, que todas las curvas son suaves, que no hay quiebros. Comparad entre los distintos cuartos de manzana con sus respectivas esquinas.

Bueno, hoy es primer día de clase, espero que os haya gustado. Os recuerdo que podéis consultarme lo que queráis que yo os iré respondiendo.

Mañana continuamos.

(Lo esencial 2)